Mi experiencia con Hongos Alucinogenos “B+”

Hongos Alucinogenos

Mi primera experiencia con hongos alucinogenos “B+”

30 septiembre 2012
Sustancia 4,5gr de psilocybes secos y ayuno de 6 horas
Acompañado de una amiga que no comió y un amigo que se comió otros 4,5gr
Objetivo ir abriendo puertas

Mi amigo y yo teníamos ya el viaje planeado hacia días, iba a ser por la noche en una parcela donde nos las hemos comido otras veces. Ese sitio tiene algo que siempre nos lleva muy lejos, y esta vez nos acompaño mi mejor amiga desde hace años, que se quería acercar a la experiencia.

Hasta ahora, los viajes habían sido de dosis mas bajas, pasaba por muchos niveles pero no era capaz de fijarlo, asimilarlo, aunque eran experiencias intensas, después me costaba recordar las cosas menos importantes (normalmente me quedan pocos recuerdos después del viaje, solo los mas importantes o esclarecedores)

Picamos las setas y las mezclamos con zumo de naranja para tomarlas, nos liamos un peta y salimos al césped a sentarnos.
La noche estaba muy oscura y la luna llena brillaba entre medias del hueco de un arbusto.
Tomamos una postura relajada y empezamos a respirar más lentamente.
Mi amigo decía (en resumen): Imagina una pequeña luz, detrás de ti, baja lentamente rodeando tu columna, la va iluminando por donde pasa, es energía que sale de ti.
Imagina esa luz encima de ti, baja lentamente rodeando tu cuerpo, introduce esa luz en ti... – Cada vez se encarga alguien distinto de la parte ritualista, el tema es siempre abrir los ojos hacia dentro

Estuvimos como 15 min de relajación después de la toma, y cuando abrí los ojos, aunque todavía estaba “fuera”, ya era capaz de notar distorsiones, no sabia dónde, ni qué, porque podía ser real lo real y no lo que yo imaginaba.

-Estaban subiéndome como nunca

Seguí recreándome con los reflejos de la luna en las hojas de los arbustos, parecía que el brillo de la luna resbalaba por las hojas, rebotaba entre ellas, simplemente estaba ahí, y, porqué no, la luz también tiene derecho a salirse de los límites de lo que consideramos normal.

Cuando llegue a este punto me acorde del objetivo de la toma, y justo me di cuenta de que ya estaba donde quería estar, era el punto de inicio, y dije ya estoy aquí.

A partir de ese momento, estuvimos un rato con muchas simpenetrias, mi amigo y yo, los que habíamos consumido, éramos capaces de transmitir ideas y llamar a nuestra amiga que no había tomado nada. Nunca habíamos sentido algo así.

Estábamos sentados en el césped, hacia frío y estábamos todos arropados con mantas, las partes de nuestro cuerpo que se tocaban quemaban.
Todo se convirtió en energía, nada era algo por si mismo, todo estaba disuelto en partículas de las que todos formamos parte.

Mi amiga no pensaba que estábamos tan lejos, me dijo que intentase notar algo y me puso el dedo en la sien. Pude ver desde un ángulo cercano a mi cabeza como el dedo transmitía una especie de energía, como un pequeño chorro de colores alegres emanaba de su dedo dentro de mi cabeza, y ese pequeño chorro perdiéndose en un graaan universo de colores mas oscuros, por donde el chorrito de mi amiga se diluía en todas las dimensiones

Era imposible explicárselo, yo la veía muy emocionada pero por cada palabra con la que intentaba expresarme me venían 1000 pensamientos a la mente

Hongos Alucinogenos

Seguimos allí sentados, atemporalmente, todo iba de maravilla
No parábamos de fumar porros, parecía que a las B+ les gustaba jugar con la marihuana, sentía sensaciones de euforia que me recorrían todo el cuerpo con tanta fuerza que me llegaban a taponar los oídos.

Quise levantarme a por un mechero, por primera vez en todo el rato, y las piernas me fallaban, no podía estar de pie y volví a sentarme.
Mi amiga llamo a mi amigo para irse a hablar y me empezó la paranoia, creía que ellos ya estaban en ese lugar, los llamaba con todas mis fuerzas (pero en silencio, como si fueran los del otro lado del cristal) intentaba alcanzarlos, ¿Dónde se supone que están, seguro que están allí? ¿Cómo llego? ¿Porque no me oyen, creen que estoy anclado aquí?

Mal mal mal mal se me estaba turbando el viaje, calma.
Todo se tornaba oscuro, tenia que salir de ahí, no!, no “tenia que”, simplemente no me gustaba ese estado, había tomado las setas, tenia mucha carga corporal y ya estaba dejando de disfrutar el viaje, con lo que me gustan a mi los buenos viajes!
De repente me salio una sonrisilla que me aclaro todo, empecé a sonreír mas, todo se estaba ya pasando y en realidad había sido una gran experiencia, ya me reía a carcajadas, estaba claro, eran el remedio para los malos viajes.

No fue buena idea levantarme de golpe, y tampoco que mis amigos se fueran con una excusa mala.
Después me dijeron que pensaban que me estaban frenando y que necesitaría estar solo para llegar donde yo quería
Se me olvido una nota que siempre debería estar ahí antes de un viaje, tratarlo con humildad, estaba demasiado centrado en ir hasta el final, el todo del todo, nunca encuentro el punto de no querer ir mas allá, y esta vez me pase.

Ya de vuelta en el buen rollo me lo tome con mas calma, los efectos había disminuido bastante. Creía que ya se iba a acabar, aunque no sabia ni el tiempo que había pasado.

Entramos a la casa y nos tumbamos cada uno en un sillón todavía de risas y fui capaz de contarles a grandes rasgos lo que me paso, desde fuera yo solo estaba sentado seriamente mirando a la luna…

Dentro de la casa, con la luz, todos los objetos eran especialmente brillantes, tenían todos formas geométricas perfectas, naturales, si no no podrían existir!
Las cortinas azules se tornaban moradas, las sombras iban de arriba a abajo por ellas y de vez en cuando me quedaba totalmente atrapado.

Los visuales eran tremendos, pero también vi a mi amiga que estaba aguantando a sus 2 colegas ensetados riéndose y viendo colores y ella solamente mirando
Mientras pensaba en ella mi amigo apago la luz y fue como abrir otra puerta, otra vez empezar, me sumergí de lleno en la nueva historia, pasaban colores a toda velocidad por delante de mí, viéndolos a la altura de la frente pero con los ojos cerrados.

Como tenia los ojos cerrados no estaba seguro de si estaba despierto o dormido, de hecho no puedo asegurar estar despierto, pero a partir de ahí me acuerdo de ver formas extrañas, animales grotescos, todo rodeado de un halo psicodélico de colores morados, verdes y amarillos que parpadeaban.
Todo eso se desvaneció y apareció una esfera brillante que se dividió sobre si misma en 2, luego en 4, en 8 y siguió así formando fractales hasta que me di cuenta que, si lo veía desde esa perspectiva parecían pasillos, y de hecho, debería tener mas dimensiones, así que me vi inmerso entre laberínticos pasillos de fractales.

Al rato vino mi amiga a sentarse conmigo, me volví a dar cuenta del exterior, ella estaba ahí.
Poco a poco me fui desperezando, estaba como un puzzle en el sillón, salí a coger aire fresco y me comí el brownie mas tierno y esponjoso que he probado nunca, partí la mitad para que cogiera mi amiga pero se lo comió de un bocado como si no fuera para tanto.

Conclusión: antes de que se me acabara el viaje mi amiga me propuso un final alternativo dentro de la habitación ;)
Uno de mis mejores viajes.

Setas Alucinogenas

Mi primer intento con hongos b+

Bueno bueno bueno,,,, mi primer intento con hongos b+ (1,2g mas o menos) fue bastante raro. Decidí cocinarlos en un rico rico Risotto, estando solo en casa, (mi gato me acompañaba). Un rato después de haber terminado de comer salí a la terraza de mi edificio a ver el horizonte iluminado de mi ciudad.
Durante un rato, no sentí nada diferente, quizás estaba mas relajado, pero nada fuera de lo común me ocurría.
Al cabo de unos buenos 40 minutos, llego la magia. Me sentí terriblemente libre en el mundo, que nada me podía restringir o atrapar. Mire los edificios y sus ondulaciones extrañas y vi como las estrellas y las luces de la calle parpadeaban de distintos colores.
A pesar de estar a 10 pisos de altura, veía a la gente que caminaba por la avenida y los sentía muy cerca, casi como si pudiera estirar la mano y tocarlos.
Me pareció que la experiencia era muy interesante, así que decidí bajar a mi apartamento a buscar a mi gata (se llama kika) para que disfrutara la noche de primavera con migo. Me senté junto a la baranda, con Kika en mi regazo y comencé a acariciarla mientras ella ronroneaba. Seguí mirando las estrellas por un rato mientras seguía dándole cariño a mi pequeña 'hija' hasta que me percate de que su ronroneo era muy agradable y decidí acostarme con mi cabeza al lado de su panza. Igual que con la gente de la calle me sentí muy en contacto con ella, con su mirada como si supiera lo que estaba pensando. Y al mirar nuevamente su pelo, vi que ondulaba como si fuera pasto azotado por el viento. Pase un buen rato admirando los cambiantes dibujos de su pelo y cada tanto mirando el cielo.
Como empezó a hacer frio, bajamos a mi apartamento nuevamente, donde agarre mi violín y me puse a tocar. El tacto de la madera se sentía raro, mas suave y casi sin esfuerzo, pero es muy difícil de describir. Sentía como si todo fuera mas fácil de hacer, podía tocar sin esfuerzo y lo disfrutaba muchísimo. Yo siempre tuve una experiencia rara al tocar música. Me imagino paisajes y lugares acorde a lo que voy tocando. Esta vez fue muchísimo mas intenso. Me sentí en lugares llenos de vida, montañas arboles y plantas, edificios y muchas cosas estaban a mi alrededor y yo podía recorrerlas a gusto.
Las cosas que me imaginaban eran mas complejas de lo que nunca antes había imaginado. Después de tocar por lo que me pareció un rato, mire el reloj y descubrí que habían pasado dos horas. Ya no sentía los efectos tan fuertes. Me sentí con sueño, pero no podía irme a dormir sin tomar una ducha. Fui al baño y abrí el agua caliente y me metí dentro. Me senté en el piso para descansar los pies un momento (había estado tocando parado) y me quede dormido.
Me desperté ya de día, empapado (obviamente) y el agua de la ducha ya no estaba tan caliente.
Me vestí y desayune (era muy muy temprano, debían ser las seis y media). Todavía me sentía raro pero podía hacer todas las cosas de la casa con normalidad. Recordé que había sacado a kika a la terraza y quise comprobar que no me había olvidado de hacerla entrar. Cuando fui hasta su cama que esta junto al teléfono, vi que habían 5 mensajes en la contestadora. Puse Play y resulto que eran mis vecinos quejándose de que había estado tocando a las tres de la mañana el violín y los había despertado. Mi día luego fue muy feliz. Me sentí vivo, y con ganas de hacer muchas cosas.
Desde entonces mis vecinos me odian, y la anciana que vive abajo golpea el techo con un palo cada vez que toco (soy violinista así que toco mucho), pero todo eso me trae sin cuidado. Espero probar otros hongos a ver que pasa.... Saludos amigos de Avalon!

Luciano

San Martin, Argentina

Setas Alucinogenas